CLARA PINAR

  • Iglesias insiste en que haya un acuerdo "integral" de programas y cargos y Sánchez solo hablará de nombres cuando haya acuerdo de contenido.
  • Fuentes de Podemos aseguran que el presidente se mantiene "inamovible" en su rechazo a una coalición.

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, al comienzo de su quinta reunión para pactar la investidura.

El desacuerdo entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias continúa. Este jueves por la tarde han hablado por teléfono y la conversación no ha dado resultados porque siguen enrocados. El presidente se ha abierto a negociar "la composición del Gobierno" con el líder de Podemos, pero sólo después de llegar a un acuerdo programático y en relación a puestos por debajo del Consejo de Ministros. El líder de Podemos lo ha vuelto a rechazar, porque considera que la negociación tiene que simultanear el acuerdo sobre programa y sobre personas y porque insiste en que tiene que ser una coalición sin "vetos".

Fuentes del PSOE han confirmado que Sánchez no se ha movido en su posición en la conversación que ha mantenido esta tarde con Iglesias y esta mañana había anunciado en una entrevista en TVE. Según ha dicho, retomaría el contacto para intentar "desencallar la situación" pero, lejos de hacerlo, las dos partes continúan en sus posiciones. A pesar de ello, Sánchez ha mostrado su disposición a seguir hablando. "Seguiremos intentándolo", ha dicho tras lamentar que Iglesias rechazara su propuesta.

Por una parte, el presidente en funciones insiste en que la entrada de miembros de Podemos puede producirse en distintos cargos, siempre que no sean de ministros. Si este jueves le ha propuesto a Iglesias hablar de "la composición del Gobierno", se referería a la eventual entrada de ministros independientes de reconocido prestigio cuyos nombres pudiera sugerirle Iglesias.

Así lo ha explicado en un tuit en el que, como ya había apuntado el PSOE en los días pasados, ha dejado claro que no quiere empezar a hablar de nombres o de posibles cargos hasta que no se cierre un acuerdo programático con Podemos.

He llamado a @Pablo_Iglesias_ para negociar primero el programa y, después, la composición del Gobierno. Debemos hablar de contenidos y conocer el grado de consenso.
Lamentablemente, ha rechazado la propuesta. Seguiremos intentándolo.

— Pedro Sánchez (@sanchezcastejon) 11 de julio de 2019

Iglesias rechaza este planteamiento porque considera que tiene que haber una negociación "integral" sobre "programas y equipos" de cara a un gobierno de coalición que, según han indicado fuentes de Podemos, Sánchez sigue rechazando. Además, para el líder morado es clave que no haya "líneas rojas ni vetos", lo que quiere decir, que no acepta que el presidente le excluya a él o a cualquier otro miembro de su partido entre las personas que podrían entrar en su próximo Ejecutivo.

Sánchez, inamovible

"Pedro Sánchez sigue inamovible en su posición. No está dispuesto a negociar un programa de un gobierno de coalición ni a compartir responsabilidades de gobierno con Unidas Podemos proporcionales a los votos", han señalado fuentes de esta formación.

Sánchez ha ofrecido a Iglesias "negociar primero programa y, después, composición de Gobierno", ha tuiteado el presidente, que considera que antes de eso "debemos hablar de contenidos y conocer el grado de consenso".