Mientras se encarrilla en España el ritmo de la vacunación contra la Covid, el Gobierno mira ya hacia a la inmunización en países en desarrollo. El Consejo de Ministros tiene previsto aprobar este martes una estrategia de vacunación solidaria que comprenderá la donación de dosis a otros países, particularmente de América Latina, África y los Balcanes.

Estas tres zonas geográficas son las que estableció la UE de forma conjunta y el acuerdo previsto este martes supone el esquema sobre cómo actuará de forma nacional el Gobierno español. Este lunes, el presidente, Pedro Sánchez, ha vuelto a incidir ante embajadores españoles que el Gobierno va a ser "solidario con las vacunas con otros muchos países de África, América Latina y otros con los que tenemos una relación privilegiada bilateral y europea". Le ha quedado por aludir a los Balcanes occidentales, que es la tercera zona que la UE identificó hace unos meses para que sus países donasen parte de las vacunas que estaban comprando.

De esta compra total de unos 1.400 millones de dosis, a España le corresponde el 10% en función de su población. Es decir 140 millones para cubrir unas necesidades máximas de 94 dosis, en caso de que todas las vacunas sean de doble dosis, como las que se están inyectando ya, de Pfizer y de Moderna.

El Gobierno tiene previsto aprobar este martes su versión nacional de la estrategia de donación de vacunas, donde se espera que se identifiquen zonas o países y quizá también una de las dudas apuntadas por los expertos, sobre el momento de empezar a hacerlo, si ya inmediatamente o más adelante.

Justo este lunes, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha lanzado una advertencia a los países industrializados acerca del "fracaso moral" de que se vacunen los habitantes de sus países pero no los de los más pobres. Según esta organización, de los 39 millones de dosis de la vacuna anticovid que se han administrado ya en el planeta, solamente 25 (es decir, un 0,00006%) han sido inoculadas a personas en países pobres.

"El mundo está al borde de un catastrófico fracaso moral, y el precio de ese fracaso se pagará con vidas y empleos en los países más pobres", ha alertado el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus.

El Gobierno empezó a trabajar en la estrategia de donación de vacunas a finales del año pasado. Entonces, Sánchez dijo en el Congreso que empezaría "a partir del segundo semestre” de 2021, cuando “nos vamos a encontrar con un excedente de vacunas en la UE”.

Fuentes del Ministerio de Asuntos Exteriores explicaron entonces que el plan de donación buscaría que contribuir a que “todos los países sin excepción tengan acceso” a la vacuna. Para elaborarlo, se debían despejar "interrogantes importantes”, como “las posibilidades de los países receptores para distribuir determinados tipos de vacuna, especialmente las que necesitan una cadena de frío excepcional”, como la de Pfizer, la primera en llegar a España, que debe conservarse a -80 grados.

Mientras se encarrilla en España el ritmo de la vacunación contra la Covid, el Gobierno mira ya hacia a la inmunización en países en desarrollo. El Consejo de Ministros tiene previsto aprobar este martes una estrategia de vacunación solidaria que comprenderá la donación de dosis a otros países, particularmente de América Latina, África y los Balcanes.

Estas tres zonas geográficas son las que estableció la UE de forma conjunta y el acuerdo previsto este martes supone el esquema sobre cómo actuará de forma nacional el Gobierno español. Este lunes, el presidente, Pedro Sánchez, ha vuelto a incidir ante embajadores españoles que el Gobierno va a ser "solidario con las vacunas con otros muchos países de África, América Latina y otros con los que tenemos una relación privilegiada bilateral y europea". Le ha quedado por aludir a los Balcanes occidentales, que es la tercera zona que la UE identificó hace unos meses para que sus países donasen parte de las vacunas que estaban comprando.

De esta compra total de unos 1.400 millones de dosis, a España le corresponde el 10% en función de su población. Es decir 140 millones para cubrir unas necesidades máximas de 94 dosis, en caso de que todas las vacunas sean de doble dosis, como las que se están inyectando ya, de Pfizer y de Moderna.

El Gobierno tiene previsto aprobar este martes su versión nacional de la estrategia de donación de vacunas, donde se espera que se identifiquen zonas o países y quizá también una de las dudas apuntadas por los expertos, sobre el momento de empezar a hacerlo, si ya inmediatamente o más adelante.

Justo este lunes, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha lanzado una advertencia a los países industrializados acerca del "fracaso moral" de que se vacunen los habitantes de sus países pero no los de los más pobres. Según esta organización, de los 39 millones de dosis de la vacuna anticovid que se han administrado ya en el planeta, solamente 25 (es decir, un 0,00006%) han sido inoculadas a personas en países pobres.

"El mundo está al borde de un catastrófico fracaso moral, y el precio de ese fracaso se pagará con vidas y empleos en los países más pobres", ha alertado el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus.

El Gobierno empezó a trabajar en la estrategia de donación de vacunas a finales del año pasado. Entonces, Sánchez dijo en el Congreso que empezaría "a partir del segundo semestre” de 2021, cuando “nos vamos a encontrar con un excedente de vacunas en la UE”.

Fuentes del Ministerio de Asuntos Exteriores explicaron entonces que el plan de donación buscaría que contribuir a que “todos los países sin excepción tengan acceso” a la vacuna. Para elaborarlo, se debían despejar "interrogantes importantes”, como “las posibilidades de los países receptores para distribuir determinados tipos de vacuna, especialmente las que necesitan una cadena de frío excepcional”, como la de Pfizer, la primera en llegar a España, que debe conservarse a -80 grados.

Radio Online



LOWE CREATIONS