ÁLVARO MACÍAS

  • "El hombre actual debe encarnar lo femenino", explica a 20minutos el artista Adrián Pino.
  • Su 'performance' de hoy en el Museo del Prado ha acabado en explicaciones ante la Policía Nacional.
  • Asegura que su discurso y sus acciones son para romper la mentalidad sobre el género y el cuerpo humano.

Museo del Prado

Adrián Pino Olivera se ha desnudado en la mañana de este jueves en el Museo del Prado. Lo ha hecho acompañado de su amiga Jet Brühl y frente a los cuadros donde se exhiben los cuadros de Adán y Eva de Alberto Durero. Luego, han sido conducidos por las autoridades ante la Policía Nacional.

Está acostumbrado. Se trata de Proyecto V, una iniciativa que este catalán llevó a cabo entre marzo de 2017 y marzo de 2018 y que ahora ha retomado con la intención "de continuarla cada mes" porque "es un ritual".

No es baladí su acción. Si pone toda su piel en órbita, ante la atenta mirada de los retratados siglos atrás es porque quiere romper esa mitología arcana del cuerpo humano como sexo concreto, como género único.

"La misma persona puede ser del género que le dé la gana", admite, asegurando que su compañera en la perfomance de la pinacoteca madrileña "no se considera siquiera una mujer, aunque lo sea biológicamente: es una chica no binaria".

Sin embargo, trabaja solo. Dice que ya lo ha hecho tantas veces que está acostumbrado a que le echen de una u otra forma de los museos, pero no piensa rendirse en un mensaje que, por increíble que parezca, aún necesita de sus altavoces.

Y ahí entra su proyecto, una reflexión sobre el género, que, para él, "hablar de ello en el siglo XXI es estúpido, limitante". "El hombre actual debe encarnar lo femenino, así como la mujer no es lo que ha mostrado Disney: por eso tapo mis genitales", dice reforzando su discurso.

Con una mentalidad que pondría de los nervios el machismo heteropatriarcal que algunos todavían abanderan, Adrián habla con la enjundia de quien ha entendido que el artista procede del arte y no al revés.

"Colocándome en esa posición doy a entender que hay otras opciones, y, a partir de ahí, que cada cual elija. Es supuestamente ilegal, pero cualquiera con una mínima sensibilidad entenderá la belleza", agrega.

Pone un ejemplo ya célebre: Marcel Duchamp llevó un urinario a una muestra neoyorquina y lo tituló La fuente. Convertir algo en apariencia fuera de todo el cosmos lírico en el centro del arte.

"A nivel personal, quiero que en este recorrido mi cuerpo devenga en la obra de arte, de ahí la integración entre lo masculino y lo femenino". De lo personal a lo universal o "lo personal es político" de la recientemente fallecida Kate Millet. Lo importante de los museos nunca fue el arte, sino la forma en que cada uno lo entiende.

Radio Online



LOWE CREATIONS