SPORTYOU

Fernando Hierro

A Fernando Hierro no le falta carácter para asumir el mayor reto de su vida. Se ha convertido en la solución de urgencias tras la 'bomba' de la destitución de Julen Lopetegui como seleccionador español, pero lo asumirá sin miedo.

Pocos hombres de la RFEF conocen los entresijos del equipo. El malagueño, que fue internacional en 89 encuentros como jugador, fue el encargado de dar estabilidad al equipo en la época gloriosa con Luis Aragonés, primero, y con Vicente del Bosque, después. No tuvo problema en apartarse de la foto cuando se celebraron los éxitos, ni le tembló el pulso para asumir las culpas cuando vinieron mal dadas.

Hierro es un hombre directo. De carácter fuerte, como ya demostraba en el campo, y franco en sus palabras. Su relación con los jugadores es excelente, y nadie duda de sus cualidades. Lo ha demostrado como director deportivo, tanto en la Selección como en el Málaga. Su experiencia como entrenador, por contra, es muy pequeña: fue segundo de Carlo Ancelotti en el Real Madrid y dirigió al Real Oviedo durante una temporada.

Quienes han estado con él tienen muy claro cuáles son sus grandes cualidades: muy trabajador, muy profesional y muy responsable. Su preparación está fuera de toda duda, ya que desde que colgó las botas en 2005 empezó a meter la cabeza en la RFEF. Esto hace que el conocimiento sobre las catgorías inferiores sea total, además de que muchos jugadores que hoy están en la absoluta (Isco, Asensio, Thiago, Koke...) se criaron con él siendo una parte importante de la Federación.

En cuanto al estilo de fútbol que imprimirá al equipo, no se pueden esperar cambios. El propio Hierro vivió en sus carnes los éxitos del 'tiki-taka', algo que ha continuado Lopetegui gracias a jugadores como los citados Isco o Thiago, con el veterano Busquets como el pivote y eje. Tampoco tiene tiempo para hacer experimentos.

Radio Online



LOWE CREATIONS