Unos 1.000 mossos d'Esquadra garantizarán la seguridad del entorno del Camp Nou y de la celebración del Clásico entre el FC Barcelona y el Real Madrid, en un dispositivo de seguridad que en total contará con 3.000 efectivos incluyendo a la seguridad privada del club.Así lo han explicado en una rueda de prensa el conseller de Interior de la Generalitat, Miquel Buch, y el comisario jefe de los Mossos d'Esquadra, Eduard Sallent, que han garantizado la celebración del partido y que actuarán ante cualquier eventualidad, además de puntualizar que se trata de un dispositivo ligeramente superior al habitual. Ha indicado que el dispositivo tendrá dos fases: en la primera se establecerá un cordón de seguridad a partir de la mañana del 18 de diciembre con filtros y controles, y que garantizará el acceso al partido de los jugadores y árbitros, y la segunda se centrará en el acceso del público y el partido en sí. La Policía autonómica ha advertido que no permitirá que el campo sea bloqueado por grupos radicales: "Si hay una concentración que impida el paso, actuaremos para que se pueda acceder".

Mira l'emissió de l'usuari @mossos: Roda de premsa dispositiu de #elclàssic https://t.co/CV1w9isZSL

— Mossos (@mossos) December 13, 2019
El "peor escenario" sería la invasión del campo por parte de Tsunami Democràtic, una "situación extrema" que no contemplan como "probable", aunque sí "posible".Así lo ha anunciado el comisario jefe de los Mossos, Eduard Sallent, que ha señalado que el "peor escenario" que se encontrarían en el interior del estadio sería una eventual invasión del terreno de juego por parte de independentistas, si bien ha resaltado que la plataforma anónima Tsunami Democràtic ha trasladado que no tiene la intención de interrumpir el partido, por lo que entienden que no debería producirse ninguna acción de este tipo."Uno de los escenarios más complejos sería una invasión del campo, una situación extrema que no contemplamos como probable, pero sí posible", ha subrayado Sallent, que ha destacado que los Mossos, que coordinan el dispositivo de seguridad, han diseñado medidas para dar respuesta a esta eventualidad, en la que sería la seguridad privada del club azulgrana la que debería intervenir inicialmente para "recuperar la normal situación" en el terreno de juego.Unos 1.000 mossos d'Esquadra garantizarán la seguridad del entorno del Camp Nou y de la celebración del Clásico entre el FC Barcelona y el Real Madrid, en un dispositivo de seguridad que en total contará con 3.000 efectivos incluyendo a la seguridad privada del club.Así lo han explicado en una rueda de prensa el conseller de Interior de la Generalitat, Miquel Buch, y el comisario jefe de los Mossos d'Esquadra, Eduard Sallent, que han garantizado la celebración del partido y que actuarán ante cualquier eventualidad, además de puntualizar que se trata de un dispositivo ligeramente superior al habitual. Ha indicado que el dispositivo tendrá dos fases: en la primera se establecerá un cordón de seguridad a partir de la mañana del 18 de diciembre con filtros y controles, y que garantizará el acceso al partido de los jugadores y árbitros, y la segunda se centrará en el acceso del público y el partido en sí. La Policía autonómica ha advertido que no permitirá que el campo sea bloqueado por grupos radicales: "Si hay una concentración que impida el paso, actuaremos para que se pueda acceder".

Mira l'emissió de l'usuari @mossos: Roda de premsa dispositiu de #elclàssic https://t.co/CV1w9isZSL

— Mossos (@mossos) December 13, 2019
El "peor escenario" sería la invasión del campo por parte de Tsunami Democràtic, una "situación extrema" que no contemplan como "probable", aunque sí "posible".Así lo ha anunciado el comisario jefe de los Mossos, Eduard Sallent, que ha señalado que el "peor escenario" que se encontrarían en el interior del estadio sería una eventual invasión del terreno de juego por parte de independentistas, si bien ha resaltado que la plataforma anónima Tsunami Democràtic ha trasladado que no tiene la intención de interrumpir el partido, por lo que entienden que no debería producirse ninguna acción de este tipo."Uno de los escenarios más complejos sería una invasión del campo, una situación extrema que no contemplamos como probable, pero sí posible", ha subrayado Sallent, que ha destacado que los Mossos, que coordinan el dispositivo de seguridad, han diseñado medidas para dar respuesta a esta eventualidad, en la que sería la seguridad privada del club azulgrana la que debería intervenir inicialmente para "recuperar la normal situación" en el terreno de juego.

Radio Online



LOWE CREATIONS